Tener salud no es solo
cuestión de ausencia de dolor

 

Desarrollamos nuestra vida en diferentes campos de batalla que nos demandan mucha energía. Afortunadamente, tenemos la capacidad de responder a todas ellas gracias a una autorregulación natural de nuestros recursos fisiologicos.

Como dirían en Oriente el ”Yin” y “Yang” son los responsables de mantener el equilibrio energético de la actividad anátomo-fisiológica del cuerpo, es lo que denominamos «tener salud».

El dolor suele ser un fenómeno pasajero, sin embargo, a veces empieza a ser reiterativo en diversas estructuras como la piel, músculos, articulaciones, tendones, huesos o vísceras.

Nuestro cuerpo nos está avisando. Pero, avisando… ¿de qué nos avisa?

Cuando no sabemos parar a tiempo, es el dolor lo que nos para.

Las lesiones estructurales, así como otras patologías inflamatorias digestivas, tienen un gran aliado en la Medicina Tradicional China como la acupuntura, ya que al mismo tiempo que elimina el dolor de la zona afectada, recupera la funcionalidad del organismo.

Nos desgastamos y envejecemos más rápidamente porque estamos forzando nuestra máquina biológica.