Terapia y Salud, consulta por whatsapp

Arnica montana

Origen y descripción

Planta vivaz de la familia de las Compuestas (Asteráceas) que brota sobre todo en los pastos de las montañas.

La composición de la tintura madre es muy compleja. Se prepara a partir de la planta entera fresca, y contiene:

  • Flavonoides que tienen no solamente un tropismo venoso, sino también un efecto cardiotónico, vasodilatador coronario y antihipertensivo.
  • Pigmentos carotenoides y manganeso que confieren al producto un efecto antineurálgico, antirreumático, antiinflamatorio, antiequimótico.
  • Fenoles: ácidos caféico y clorogénico que tienen efectos cardiotónicos y también antibióticos y fungicidas.
  • Lactonas, siendo la principal la helenalina conocida por su acción irritante sobre la piel (alergias de contacto) y por su acción antiinflamatoria.

Acción general

La experimentación ha demostrado los siguientes síntomas:

LOCALES, a nivel de …

  • Los músculos y del tejido celular: provoca sensaciones de dolor o de agujetas, como las que aparecen después de un esfuerzo físico desmedido o después de contusiones.
  • Los capilares, donde provoca extravasaciones sanguíneas (fragilidad capilar) dando un aspecto de equimosis.

GENERALES

  • estado febril adinámico, caracterizado por un enfermo:
    • Con rostro enrojecido y congestionado mientras que la nariz y el resto del cuerpo están fríos.
    • Con escalofríos y una intensa sed.
    • Gime mientras duerme y detesta que le toquen. Si se le habla, se despierta apenas para contestar, y vuelve inmediatamente a sumirse en su sopor (la apariencia es la de un shock traumático).
    • Se agita en la cama que se le hace demasiado dura.
    • Su aliento es fétido.
    • Puede tener incontinencia fecal.

Este serio cuadro infeccioso se asemeja a los de Baptisia y Rhus toxicodendron pero en:

  • Baptisia el enfermo está más agitado y presenta confusión mental.
  • Rhus tox. El enfermo se mueve constantemente, pues con el movimiento el dolor se alivia, lo que no es el caso de Arnica, pero sobre todo, ninguno de estos dos medicamentos presenta equimosis.

Signos característicos

A-SENSACIONES

  • Contusión, agujetas, dolores musculares.
  • Impresión de que la cama es demasiado dura.

B-MODALIDADES

EMPEORAMIENTO:
  • Al menor contacto.
  • Con las sacudidas, el movimiento.
  • Con el frío húmedo.
MEJORÍA:
  • Con reposo.
  • Acostado, con la cabeza baja.

Correspondencias etiológicas

El Dr. Henry Duprat decía:

El carácter dominante de la acción de Arnica estriba en la sorprendente analogía entre sus manifestaciones patogenéticas y las consecuencias locales y generales, subjetivas y objetivas del traumatismo y del exceso muscular, tanto si afectan a los músculos voluntarios como a los músculos viscerales.

Arnica estará pues indicado en primer lugar.

  • En todas las afecciones traumáticas.
  • En todos los fenómenos de fatiga muscular.

Pero, teniendo en cuenta su tropismo patogenético, estará igualmente indicado en todas las patologías que afecten a los capilares y a las venas.

Es preciso prevenir al lector contra algunas obras donde se dice que Arnica puede estar indicado también en las consecuencias de “choques afectivos”. Se trata de una extensión arbitraria y abusiva del fenómeno de similitud ya que se basa únicamente en la sinonimia. Este es un ejemplo, entre otros, de los errores clínicos que cometen algunos autores: el error de semántica que genera errores conceptuales.

De todos modos, Arnica puede estar indicado en todas las situaciones de surmenage y de tensión donde haya agujetas y sensación de magulladura.

Principales indicaciones clínicas y posología

TRAUMATISMOS

La noción de traumatismo debe evocar automáticamente Arnica, tanto si el traumatismo es general como local, así pues:

  • En todos los choques, caídas, accidentes, heridas.
  • Cuidados pre y postoperatorios.
  • Después del parto, en los cefalohematomas de los recién nacidos.
  • En las hemorragias escasas o abundantes, Arnica juega el papel de protector vascular.

FATIGA MUSCULAR

  • Después de un trabajo duro, o de largas caminatas, todos los esfuerzos musculares que provocan agujetas.
  • Corazón forzado de los deportistas.
  • Afonía de los cantantes o de los oradores.
  • Insomnio como consecuencia de surmenage o de fatiga física.

DAÑOS CAPILARES O VENOSOS

  • Fragilidad capilar:
    • Púrpura espontánea.
    • Hemorragia en la conjuntiva.
    • Hematomas o equimosis al menor contacto.
    • Erupciones con aspecto equimótico violáceo, varicosidades, telangiectasias, a veces simétricas.
  • Nefritis con hematuria, con Phosphorus 9 ó 15 CH.
  • Hematurias microscópicas por prácticas deportivas agotadoras.
  • Brotes de dolor hemorroidal agudo.
  • Episodios hemorrágicos agudos.
  • Protección arterial para los hipertensos, para los enfermos coronarios.

Es decir, en todas las situaciones de surmenage cardiovascular, Arnica se presenta como protector vascular.

SÍNDROME FEBRIL ADINÁMICO

En los estados febriles que se acompañan de fenómenos hemorrágicos, Arnica puede ser útil asociado a los tratamientos clásicos con antibióticos. En estas indicaciones, se puede encontrar también una sintomatología digestiva: gastralgias, náuseas, aliento fétido, meteorismo, diarrea pútrida. (Este síndrome digestivo puede también hallarse después de esfuerzos físicos intensos o prolongados).

POSOLOGÍA

Arnica es activa en todas las diluciones. Se prescribirá generalmente en 7, 9 ó 15 CH en las afecciones agudas.

En traumatología, es conveniente administrarlo lo antes posible para limitar los hematomas y los dolores consecutivos: por ejemplo una dosis lo antes posible después de un traumatismo, después cinco gránulos cada hora espaciando las tomas según la mejoría.

En los trastornos crónicos (nefritis con hematuria, hematurias microscópicas), utilizar Arnica 15 ó 30 CH, cinco gránulos dos veces al día.

En las afecciones crónicas, como consecuencia de traumatismos antiguos (después de traumatismo craneal, diversas algias, etc.), prescribir Arnica 30 CH, una o dos dosis por semana (a menudo alternar con Natrum Sulfuricum en los traumatismos craneales).