Terapia y Salud, consulta por whatsapp

Aranea diadema

Origen y descripción

Esta especie de araña es muy común en Francia y en toda Europa. Se distingue de las otras arañas domésticas por su cuerpo ovoide, que puede alcanzar el tamaño de una avellana; está dividido por una línea longitudinal media dorsal, compuesta por puntos blancos y amarillos y atravesada por tres líneas transversales parecidas.

Aunque la araña no figura en la farmacopea actual, los antiguos autores nos hablan de sus virtudes curativas en las fiebres tercianas y cuartanas: así Nicolás Lemory precisaba que el aceite de araña era recomendado “para las fiebres, la viruela y en otras enfermedades”.

La tintura madre se prepara a partir de la araña entera previamente machacada y triturada en un mortero con alcohol de 65 % vol. y puesta a macerar.

La araña diadema contiene (Guermonprez):

  • Una hemolisina: la aracnolisina.
  • Una hemotoxina: la epeiralisina.
  • Veneno neurotóxico, que contiene aranina y hialuronidasa, activos sobre la permeabilidad vascular.
  • Derivados nitrosos: guanidina y aminoácidos, tales como tirosina y leucina.

Acción general

Experimentada por los homeópatas del siglo pasado, Aranea diadema ha sido especialmente recomendada por Grauvogl que la considera como uno de los mejores medicamentos de su “constitución hidrogenoide”, término actualmente en desuso que designaba a las personas con una importante retención hídrica, tipo obesidad con hidrolipomatosis. Se encuentra la patogenesia de Aranea en el Diccionario de Materia Médica de Clarke.

La experimentación patogenética y la observación clínica coinciden en demostrar la acción de Aranea diadema sobre los síndromes febriles o aparentemente febriles, que se caracterizan por:

  • Escalofríos periódicos, intensos, prolongados, que no se acompañan de sudores y que se desencadenan o empeoran por la exposición al frío húmedo.
  • Sensación de gran frío, de frío glacial “que llega hasta los huesos”.
  • Neuralgias terebrantes, periódicas, con predominio nocturno, principalmente sobre el trayecto C8-D1 y/o parestesias diversas de tipo:
    • Entumecimiento (especialmente en la zona cubital).
    • O bien, sensación de hinchazón, de edema a nivel de las manos y de los antebrazos, especialmente durante el sueño o al despertarse.

Signos característicos

A – SENSACIONES

  • Sensación subjetiva de frío glacial en los huesos.
  • Sensación de pesadez y de hinchazón en las manos y antebrazos por la noche o al despertarse.
  • Odontalgia nocturna, súbita y violenta, en cuanto se acuesta, en el territorio de la rama dentaria superior del quinto par craneal, u odontalgia que aparece todos los días a la misma hora.
  • Sensación de entumecimiento del anular y auricular (trayecto C8-D1).

B – MODALIDADES

EMPEORAMIENTO:
  • Con la humedad, el frío húmedo.
  • Con los baños, la lluvia.
  • Hacia la medianoche.
MEJORÍA:
  • Con el tiempo seco, el sol.
  • Con una presión fuerte (neuralgias).
RITMO:
  • El ritmo periódico de los trastornos con intervalos variados pero siempre regulares, exactamente a la misma hora (Cedron) es característico del medicamento.

Correspondencias etiológicas

Después de exposición al frío húmedo, a la lluvia.

Principales indicaciones clínicas y posología

  • Síndromes febriles intermitentes de seudopaludismo (principalmente gripales y seudogripales) que se caracterizan por:
    • Reaparición de los accesos febriles, a la misma hora, pero sin sudores.
    • Impresión de pesadez y de hinchazón especialmente en los miembros.
    • Empeoramiento con el frío.
    Prescribir de la 5 a la 9 CH según la intensidad de los signos locales y generales y la extensión de la similitud, al ritmo de la aparición de los fenómenos mórbidos o de forma preventiva un poco antes de la hora en que suelen aparecer.
  • Neuralgias periódicas que aparecen a la misma hora y/o acompañadas de la sintomatología característica del medicamento. Prescribir en 9 ó 15 CH, cinco gránulos más o menos repetidos según la intensidad y la persistencia del dolor.
  • Odontalgias nocturnas: cinco gránulos en 15 CH en el momento de las crisis dolorosas, y repetir según el ritmo de los paroxismos dolorosos (Magnesia carbonica).