Terapia y Salud, consulta por whatsapp

Antimonium tartaricum

Origen y descripción

El tartrato doble de potasio y antimonio o “tartrato de antimonio y potasio” o “tártaro estibiado o emético”, se presenta en la forma de polvo blanco o cristales incoloros transparentes que se vuelven opacos por eflorescencia, solubles en agua hirviendo y prácticamente insolubles en alcohol.

Acción general

TOXICOLOGÍA

Es un producto muy tóxico:

  • localmente provoca erupciones pustulosas.
  • por ingestión, activa el neumogástrico provocando náuseas y vómitos.

Las sales de antimonio son también responsables de neumonías intersticiales tras fagocitosis del antimonio por los macrófagos alveolares. Sabemos igualmente que después de diluido en grandes cantidades de agua, el emético era utilizado como expectorante.

La experimentación patogenética y la observación terapéutica demuestran dos polos de acción preferentes:

  • Las mucosas respiratorias.
  • La piel.

SIGNOS RESPIRATORIOS

  • Numerosos estertores finos o húmedos, que traducen la presencia de una importante cantidad de moco en los bronquios o en los alveolos.
  • Respiración difícil y ruidosa. La tos parece despegar un poco de moco espeso, pero la expectoración es difícil o imposible.
  • Disnea importante con aleteo nasal, a veces cianosis labial, ojeras y somnolencia. Este cuadro corresponde a una insuficiencia respiratoria con hipercapnia.

SIGNOS CUTÁNEOS

Se han obtenido casi siempre experimentalmente por unciones cutáneas pero también por ingesta del emético. Se resumen sobre todo en:

  • Erupciones pustulosas, purulentas, varioliformes que dejan cicatrices azuladas casi indelebles.

Signos característicos

A – SENSACIONES

  • De disnea intensa.

B – MODALIDADES

EMPEORAMIENTO:
  • Con el calor.
  • Acostado.
MEJORÍA:
  • Con las expectoraciones.
  • Sentado.

C – SIGNOS CONCOMITANTES

  • Somnolencia.
  • Palidez.
  • Abatimiento.

Correspondencias etiológicas

Esencialmente medicamento de disnea severa, Antimonium tartaricum conviene en todos los estados respiratorios, agudos o crónicos, que dificultan la hematosis.

Conviene tanto a los niños pequeños (bronquitis asmatiformes) como a los ancianos que sufren bronconeumopatía obstructiva crónica: asma agudo, broncopatías agudas o crónicas.

En una persona de edad, que sufre trastornos respiratorios crónicos severos, a menudo se presenta la triada reaccional clínica:

  • Abatimiento.
  • Palidez.
  • Somnolencia

Principales indicaciones clínicas y posología

INDICACIONES RESPIRATORIAS

  • Bronquitis agudas o crónicas.
  • Crisis asmática aguda.
  • Insuficiencia respiratoria crónica: cor pulmonale crónico, en asociación con tratamientos clásicos.
  • Coadyuvante en el tratamiento preoperatorio de las insuficiencias respiratorias crónicas.

Ipeca corresponde a una disnea obstructiva importante pero, patogenéticamente, la expectoración se hace más fácilmente y con una tos emetizante; la lengua está limpia o poco cargada. En Antimonium tartaricumla expectoración es espesa, difícil de despegar y la lengua suele ser saburral.

De todos modos, en la práctica, en las crisis de disnea asmatiforme, los dos medicamentos se complementan y es eficaz alternar Ipeca y Antimonium tartaricum, por ejemplo en 5 CH, cinco gránulos cada 10 ó 15 minutos, espaciando según se vaya produciendo la mejoría.

Hay que saber que, como todas las sustancias farmacodinámicas que experimentalmente provocan secreciones:

  • las diluciones bajas (4 ó 5 CH) tienden a favorecer las secreciones.
  • las diluciones más altas (9 ó 15 CH) tienden a agotarlas.

INDICACIONES CUTÁNEAS

  • Acné pustuloso.
  • Cicatrices varioliformes.

Prescribir en 7 ó 9 CH, cinco gránulos dos veces al día.

SÍNDROME VAGAL

Por su acción sobre el vago, Antimonium tartaricum podrá estar indicado en este síndrome sea cual sea su origen, cada vez que el enfermo tenga una palidez muy marcada.

Prescribir en 7 CH, cinco gránulos cada cuarto de hora, espaciando a medida que haya mejoría, que en general es muy rápida.