Terapia y Salud, consulta por whatsapp

Agaricus muscarius

Origen y descripción

El agárico matamoscas (Amanita muscaria) o falsa oronja es un hongo de las regiones templadas, que se reconoce por su sombrerete rojo–anaranjado brillante, manchado de copos blancos. Además de estos copos se diferencia de la oronja verdadera (Amanita caesarea) porque tiene las láminas y el pie blancos, mientras que los de la Amanita de los césares son de un bonito color amarillo dorado.

Los componentes principales que poseen una acción farmacológica y/o tóxica son:

  • La muscarina, con un efecto parasimpaticomimético, de la que existen trazas;
  • El ácido iboténico y la muscazona que producen un efecto semejante al de la atropina, al igual que el producto de la descarboxilación del ácido iboténico, el muscimol; este efecto similar a la atropina domina en el cuadro tóxico.
  • La muscaridina, con una acción curariforme.
  • La colina, la betaína y la lecitina.

Acción general

TOXICOLOGÍA

La intoxicación por Agaricus muscarius provoca esencialmente:

  • Trastornos digestivos, debidos principalmente a una irritación gástrica;
  • Síntomas de intoxicación con atropina, con
    • Trastornos neurológicos sensoriales: agitación, delirio, alucinaciones visuales y auditivas, alternancia de fases de excitación y de somnolencia;
    • Espasmos y mioclonías, movimientos incoordinados;
    • Midriasis, taquicardia, disminución de las secreciones salivares.

A pesar de la presencia de sustancias con efecto parasimpaticomimético (principalmente muscarina), lo que predomina es el cuadro de intoxicación con atropina, lo que aproxima la intoxicación por Agaricus al de las Solanáceas.

EXPERIMENTACIÓN

La experimentación patogenética y las observaciones clínicas afinan los datos de la farmacología y confirman que los principales polos de acción de Agaricus son:

  • La esfera neurológica sensorial y muscular donde provoca:
    • Espasmos musculares:
      • Tics en el rostro, nistagmo,
      • Tortícolis,
      • Movimientos coreicos con contracción de los miembros,
      • Espasmos de origen medular, contracturas raquídeas dolorosas que empeoran por la anteflexión,
      • Espasmos del tórax con constricción, opresión y tos espasmódica.
    • Síntomas de deterioro neurológico y muscular:
      • Agitación eufórica desordenada y locuaz alternando con una…
      • actitud depresiva, con trastornos del comportamiento y del carácter;
      • La incoordinación motriz es la resultante que se ve con mayor frecuencia en esta fisiopatología compleja.
  • La piel:
    • Eritema pruriginoso,
    • Trastornos de la sensibilidad cutánea al frío.
  • El tubo digestivo con irritación gastrointestinal.

Signos característicos

A – SENSACIONES

  • De frío glacial localizado (miembros, espalda);
  • De que le pinchan una multitud de agujas de hielo;
  • De ardor con desazón;
  • De hormigueo, de escalofríos, como si tuviera insectos reptándole por la piel;
  • De dolor vivo que da la sensación de que le recorre la médula espinal;
  • De constricción y de opresión torácicas;
  • De pesadez y de fatiga en los miembros inferiores.

B – MODALIDADES

EMPEORAMIENTO:

  • Con el frío, las heladas;
  • Con el esfuerzo intelectual y mental.

MEJORÍA:

  • Con el ejercicio físico moderado.

C – SIGNOS CONCOMITANTES

  • Torpeza en los miembros superiores: se le caen con frecuencia los objetos.

Correspondencias etiológicas

  • Consumo de drogas o estupefacientes con efecto psicoestimulante.
  • Alcoholismo.
  • Después de traumatismos raquídeos o secuelas de antigua meningoencefalitis.

Tipo sensible

Teniendo en cuenta su acción farmacodinámica en el campo neurológico sensorial, las personas que responden bien a Agaricus se encuentran principalmente en los casos siguientes:

  • Niños que presentan un retraso psicomotor;
  • Adultos o personas de edad, predispuestos a los temblores y que presentan déficit intelectual;
  • Personas intoxicadas por psicotropos.

Naturalmente, este tipo sensible no es imprescindible en las numerosas indicaciones basadas en la toxicología: sabañones, fenómenos espasmódicos, etc.

Principales indicaciones clínicas y posología

INDICACIONES NEUROLÓGICAS SENSORIALES Y MUSCULARES

  • Tics, fenómenos espasmódicos y movimientos coreicos.
  • Temblores diversos, principalmente seniles (Gelsemium).
  • Raquialgias y contracturas raquídeas.
  • Trastornos intelectuales, del comportamiento y del carácter.
  • Dolores torácicos de seudoangina.

Prescribir Agaricus muscarius 15 ó 30 CH, cinco gránulos al día, espaciar a medida que vaya produciéndose la mejoría, hasta llegar a una dosis semanal.

La semiología de este medicamento justifica también su prescripción en los síndromes neurológicos de algodistrofia que aparecen después de algunos accidentes coronarios o traumáticos.

Prescribir en 9 CH, cinco gránulos dos veces al día.

INDICACIONES CUTÁNEAS

Prescribir en 7 ó 9 CH, cinco gránulos una o dos veces al día.